EL ARTE: LAZO DE UNIÓN ENTRE LAS MUJERES

Home / Baúl Polisémico / EL ARTE: LAZO DE UNIÓN ENTRE LAS MUJERES

EL ARTE: LAZO DE UNIÓN ENTRE LAS MUJERES

EL ARTE: LAZO DE UNIÓN ENTRE LAS MUJERES

Por: Alejandra Ditta

El arte, además de entretener, es un elemento sanador que nos conecta con nuestra esencia y, a la vez nos permite, estrechar lazos de hermandad y sororidad entre las mujeres. Así lo demuestran Flor Martínez y Diana Bolaño. La primera es una arteterapeuta, quien a través del yoga y las manifestaciones artísticas logra que las personas se conecten con su ser, su memoria ancestral y sanen sus emociones. La segunda es una payasa-bufona y activista por los derechos de las mujeres.  Por eso, decidí entrevistarlas y así poder compartirles cómo cada una de ellas, desde el espacio en el que desarrollan su quehacer, contribuyen a la construcción de lazos genuinos entre las mujeres, destruyendo el mito de la competitividad que reina entre nosotras.

El arte crea lazos genuinos entre las mujeres

Para Flor Martínez, la arteterapia es un instrumento vital de sanación, el cual posee una diversidad de fuentes que resuenan con las mujeres, y hombres, en momentos específicos. Las diferentes manifestaciones del arte tienen un gran poder transformador, y por ello, en sus sesiones siempre están presentes.

Un gran ejemplo de lo anterior son las sesiones de “Reconexión en Movimiento”, una clase ritual creada por Flor, basada en su experiencia personal, técnicas aprendidas durante toda su formación y la sabiduría adquirida a través de su experiencia profesional. En esta clase se aborda lo masculino y lo femenino fuera de estereotipos, del constructo social y político, dándole protagonismo a los elementos de la naturaleza, la conexión con la tierra, la contención, entre otros. Flor explica que, durante las sesiones de “Reconexión en Movimiento”, las personas se conectan con su ser por medio de la danza y cuentan su historia a través del cuerpo, lo cual es muy sanador. “Se llama reconexión porque vivimos desconectados de los elementos esenciales para la vida, como lo es el aire”, resalta Flor.   

Participantes de la clase-ritual «Reconexión en Movimiento»

Ha sido tanta la acogida de las sesiones de “Reconexión en Movimiento”, que se ha convertido en “eje temático de fiestas de cumpleaños, en las que las mujeres se reúnen para danzar fuera de juicios, sentirse ellas mismas, explorar su sexualidad desde un aspecto de conexión con el placer y no solamente desde el coito”, señala Flor, quien además  cuenta que en estas clases las mujeres logran conectarse con su memoria ancestral y con su vulnerabilidad, lo que las hace ser más humildes en el trato hacia los demás seres,  más sensibles ante la presencia de otras mujeres. Al ser más conscientes de sus miedos y emociones, las mujeres sueltan las capas, se miran unas a otras, tejen comunidad y relaciones muy bonitas, solidas, genuinas desde la esencia de cada una y desde el amor. En este proceso, Flor se considera una guía, pues las relaciones se entretejen de una manera orgánica.

Por su parte, Diana Bolaño dirige un proyecto artístico con mujeres payasas-bufonas, llamado La Ría Magdalena, en el que, en palabras de esta artista y activista, “se permite que cada una sea lo que quiera ser, se exprese y se manifieste”. En la Ría Magdalena, es clave el autoconocimiento, porque en la bufonería y la payasearía se trabaja desde el “yo”. Entonces, en este grupo, cada integrante vive su propio proceso personal, pero al estar juntas, se reconocen y crean en colectivo.

Integrantes de La Ría Magdalena

Diana, cree en la fuerza del conjunto, sobre todo, en la fuerza y en la explosión de vida que se produce cuando las mujeres están trabajando y sanándose juntas. Desde el juego, la risa y la comicidad, cada integrante de la Ría Magdalena, se cuestiona y reflexiona cuando tiene conductas que no son generosas con otras mujeres.  Pero, como en la payasería se acepta el fracaso y el error, se han vuelto resilientes y desde el juego y la risa se deconstruyen y continúan.

Al mismo tiempo, a través de la bufonería y la payasería, “Las Rías” exponen su vulnerabilidad, defectos y deformaciones en la escena, dándose la oportunidad de verse, conocerse, aprender la una de la otra y crecer juntas, creyendo en los propósitos personales de cada una y en el propósito colectivo que las une, el cual las hace crear y trabajar juntas.

Magic Flow Style y Yogarte

Flor no solo es arteterapeuta, sino que también tiene dos proyectos de emprendimiento. Por un lado, está “Magic Flow Style”, en el que comercializa las prendas de vestir elaboradas por su tía Mary, una matrona, como Flor la llama, quien tiene capacidades excepcionales. Este emprendimiento surge como un canal de sanación, ya que durante el confinamiento Mary se deprimió mucho y gracias a que pudo generar sus propios ingresos por la labor de sus manos, Mary se sintió útil y productiva, lo que le ayudó a mejorar su ánimo y autoestima. Mary inspiró a Flor a trabajar con otras mujeres para que se atrevieran a emprender en medio de la crisis ocasionada durante el confinamiento.

Niños y niñas beneficiarios del proyecto Yogarte

Por otra parte, el Poyecto Yogarte, es un emprendimiento social que nace, hace muchos años atrás, por la necesidad de Flor de ayudar a los niños y niñas que viven en condiciones de vulnerabilidad. Ella empezó su labor en el barrio en el que vivía en el municipio de Puerto Colombia, donde la mayoría de la población era desplazada. A los niños y niñas que allí habitaban, les contaba cuentos y les entregaba todo lo que sabía sobre las diferentes manifestaciones artísticas. Luego, Flor traslada su proyecto a Galapa, pero ahora realiza las actividades en Guaimaral, vereda de Tuburá, donde trabaja con niños y niñas de esta población, pero también de Galapa y Paluato que se trasladan hasta allá.

El proyecto Yogarte se basa en dos elementos fundamentales: el arte y la ecología, a partir de los cuales se promueve la tolerancia, el cuidado de los demás, convivencia pacífica, el respeto y el reconocimiento del cuerpo como un lugar sagrado, libre de drogas y de cualquier abuso.  Yogarte es una escuela integral en la que se les enseña a los niños y niñas a comer saludablemente, sembrar y reciclar, “todo a través del arte y el yoga como elemento de unión y una filosofía de vida”, seña Flor, quien siembra, a través del arte y la agricultura, semillas de amor genuino, donde el compartir es esencial.

Yonosé y las Llenitas de Gracia

Yonosé es un personaje creado desde y por Diana Bolaño, como resultado de una búsqueda artística y personal, que inició por la necesidad de desarrollar su propio lenguaje, poder comprender tanto el sentido como el significado de la payasería y presentar en la escena temas que le parecen importantes. No obstante, Yonosé ha evolucionado a través del tiempo. En su primera obra, “Blancanieves políticamente in-correcta”, Yonosé se presentó como una payasa con nariz, pero la exploración continua de la artista la ha llevado a la bufonería y a otras formas. Es así como, actualmente, Yonosé se presenta como un hibrido entre payasa y bufona.

Yonosé con sus Llenitas de Gracia

Es importante resaltar que el proceso artístico de Diana ha estado relacionado, desde sus inicios, con el Movimiento Social de Mujeres por la Paz. Sus propuestas artísticas abordan temas relacionados con la memoria, el conflicto armado y la paz. Diana explica que su trabajo con comunidades le ha permitido conocer de cerca las historias de mujeres en condición de desplazamiento, que a su vez han vivido diferentes tipos de violencia, lo cual despertó en ella la necesidad de hacer algo desde el quehacer artístico, por lo que a través del arte y el teatro trabaja por el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

No obstante, el sentir de Diana también incluye inspirar a las nuevas generaciones. Con su emprendimiento “Llenitas de gracia”, que consiste en la elaboración y comercialización de muñecas y muñecos de trapo, busca acercar la payasería a las niñas y niños de una forma distinta. Además, Diana quiere promover, a través de estos juguetes autóctonos, la apreciación de la belleza afro y raizal que nos rodea, pero también busca que niñas, niños y adultos reconozcan en ellos mismos la belleza, dándose la oportunidad de explorarse y conocerse. “Las llenitas y los llenitos de gracia” también representan la inquietud de su creadora de ver en escena payasos negros y payasas negras, pues no son muy comunes en Colombia. 

El arte sana y une

Flor y Diana son dos emprendedoras que han utilizado el arte para sanarse y transformarse, pero también han comprobado que este permite que las mujeres nos conectemos con nosotras mismas y al reconocer nuestra esencia y vulnerabilidad, seamos más generosas con las demás, tejiendo lazos de amor genuino entre nosotras. Además, ellas brindan herramientas a las nuevas generaciones para que establezcan relaciones sanas con sí mismos/as y las demás personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Alguna duda? Escríbenos
Enviar a WhatsApp