CON LA MANO ARRIBA: Un Carnaval de títeres nace en Barranquilla

Home / Baúl Polisémico / CON LA MANO ARRIBA: Un Carnaval de títeres nace en Barranquilla

CON LA MANO ARRIBA: Un Carnaval de títeres nace en Barranquilla

CON LA MANO ARRIBA: Un Carnaval de títeres nace en Barranquilla

Por: Eduardo Lora Cueto. Periodista, actor y director teatral. VER PERFIL

¡Arriba la mano! Una frase que mentalmente decimos antes de iniciar la función, en ese momento donde el público está esperando la aparición de los personajes y suena un tambor que nos recuerda que ya no hay marcha atrás. 

Bien dice nuestro protagonista, que el Carnaval de Barranquilla es como un “sancocho de culturas”, sus diversas expresiones hacen de esta fiesta la más grande de Colombia. Danzantes, disfraces, muñecos (de los grandes) engalanan las calles para burlarse de la vida, al menos un rato. La tradición se mantiene viva gracias a que generación tras generación se transmiten las costumbres y se incentiva ese interés para que los niños y niñas participen de la fiesta, interés que nos hizo crear una obra de títeres que contara la historia de nuestro patrimonio oral e inmaterial de la humanidad. 

Hay algo que confesar y es que cuando anunciaron que no había Carnaval en 2021 nos preocupamos mucho, hasta llegamos a pensar que sería el fin de la fiesta, que de ahora en adelante solo sería virtual, por eso se nos ocurrió la peculiar idea de escribir, crear e interpretar una obra de teatro de títeres donde los personajes principales serían esos personajes y disfraces que año tras año buscan la manera más creativa de preservar la tradición, todo contado a través de un niño foráneo que tenía que averiguar una tarea que solo si vivía y gozaba en Barranquilla podría obtener la respuesta. Estamos hablando del pequeño Checho. Por eso en 2021 presentamos la obra dos veces de manera virtual y una vez anunciaron que este año sí habría fiesta, sacamos los muñecos del Baúl y presentamos el 17 de marzo de 2022 una función cara a cara con el público, bueno cara a títere. 

Función: CHECHO: Un baile de Carnaval, Jueves 17 de marzo de 2022

¡EL TELÓN SIGUE ABIERTO! 

En 2022 no estaré en el equipo”, fue la frase que Charlie Martínez mencionó en una de las reuniones de planificación que solemos tener al finalizar el año. Charlie había sido el creador de Checho, nada más y nada menos que el protagonista de la historia, el que tendría la misión de enamorar a niños y niñas del Carnaval; ahora, después de 7 años de trabajo, ya no estaría más, la mano que estaba arriba, había caído. La ilusión de seguir haciendo historias con los títeres parecía truncada. 

Lea: Así nació el títere CHECHO

Siguiendo la premisa que profesamos siempre “Ninguna historia debe morir” decidimos elegir quién sería el próximo Checho, el que haría un nuevo baile de Carnaval, porque de algo estábamos seguros, el público de Barranquilla merecía ver este espectáculo. Es que en la ciudad el universo titeril no es muy grande, sí hay apuestas, estilos y formas, pero no es el formato que más represente al sector teatral y los montajes de títeres que existen, no hacen énfasis en datos históricos de la fiesta que se vive cada año en La Arenosa. Por eso, ahora más que nunca y en medio de una reactivación cultural, la obra “Checho: Un baile de Carnaval”, no podía morir. 

¿A alguien le interesa ser el nuevo Checho?”, pregunté en el primer ensayo del año, pero el silencio del equipo era preocupante, nadie se animaba a asumir este desafío, es que mantener el brazo arriba durante 60 minutos y llevar el hilo conductor de la historia no era nada fácil. Hasta que Andrés, el nuevo, rompió el hielo: asumiría el reto, el gran reto. 

EL NUEVO CHECHO DEL EQUIPO

Montar una obra en tres meses y con alguien que jamás había estado en escena ante un público, era una tarea dura. Andrés De la Rosa, el nuevo Checho del equipo, pasó por un proceso intenso de ensayos, entrenamiento, correcciones y aprendizajes para poder estar con la mano arriba durante toda la obra. 

Andrés De la Rosa y el títere Checho

Para mí Checho significó una experiencia nueva, una experiencia personal de crecimiento, un gran reto, porque aunque muchas personas crean que es fácil manejar un títere, no tiene nada de fácil”, comenta Andrés, quien es estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Minuto de Dios. Inició su camino en Baúl Polisémico como practicante de comunicaciones en septiembre de 2021, actualmente es Gestor de Proyectos y pertenece al equipo de artistas de la Corporación. “Es una gran responsabilidad y fue un logro a título personal, porque fue atreverme a hacer algo que jamás en mi vida había hecho”, agrega el joven de 24 años de edad. 

Para el nuevo Checho del equipo había un compromiso mayor aparte de ser titiritero: conocer más acerca del Carnaval, ya que aunque es barranquillero, conocía poco de la fiesta, lo cual para el personaje le servía mucho, pero para el actor no era lo mejor, sí o sí tenía que indagar cada frase, cada personaje, cada baile para poder interpretar cada texto con responsabilidad y por supuesto, verdad.


Este montaje en particular no solo muestra personajes íconos como el Congo, Joselito, la Negrita Puloy y la Marimonda, sino que también hace un homenaje a algunas Danzas de Relación y Especiales a través de la técnica del teatro de sombras, además, invita al público a reflexionar ante unas preguntas que se hacen mediante un juego en donde Checho tiene que vencer a la muerte, sí, la misma de la Danza del Garabato. Por eso el libreto fue un gran apoyo para Andrés, pues los datos que conocía de la fiesta eran casi los mismos que un extranjero que llega por primera vez a la ciudad. Lo mejor del proceso es que ahora no hay quien se lo gane con datos curiosos del Carnaval. 

“Cuando yo dije que quería hacerlo pensé que era mucho más fácil, pero el día del estreno estaba full pero full nervioso. La verdad es que me disfruté la función, porque escuchar las risas de las personas, sentir que se divertían fue bastante gratificante y queda la satisfacción del deber cumplido”, expresa Andrés quien aunque aún le queda un largo camino por aprender en el mundo del teatro, inició con pie derecho y sobre todo, superando todos esos impases que en la tras escena ocurren. 

Andrés De la Rosa cuenta su experiencia con esta obra de títeres de Carnaval

LA REINA DEL ELENCO

Andrés no es el único del elenco, también está “La reina”, Xilenys Rojas, quien interpreta a la figura de la Reina del Carnaval de Barranquilla y otros personajes más como la Tía Lazy, La muerte y La media del tiempo, una extraña avioneta en la que Checho viaja hacia nuevas aventuras. En la Corporación lleva 2 años y desde entonces se ha enfocado a darle vida a muñecos y aunque le gustaron las dos funciones virtuales que tuvo de la obra, la presencialidad no la cambia por nada. 

Xilenys Rojas y el títere que representa a la Reina del Carnaval de Barranquilla

No hay nada como escuchar los aplausos, las reacciones, las carcajadas. Presentar la obra virtual fue bien, pero presencial fue genial”, comenta Xilenys Rojas, quien a sus 24 años ya es egresada de la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares – EDA del programa de Artes Escénicas con énfasis en actuación. 

Lo más curioso del montaje es que Xilenys interpreta a la antagonista de la historia y su madre, como toda madre que apoya a su hija, hace barra desde su butaca a ella, cuando el resto del público abuchea. Xile, como le decimos de cariño, no solo ha manejado títeres de guante (o de media), sino que también ha aprendido la técnica de los títeres de mesa y el kamishibai, la técnica japonesa de lectura en voz alta. 

Así fue el detrás de bambalinas de esta función.

LOS ENSAYOS 

En un pequeño patio de una casa en el barrio El Prado el elenco se reunió a ensayar casi que a diario, de enero a marzo, un tiempo corto para un montaje de tal magnitud, pero las ganas de poder llevar el Carnaval al universo de los títeres, era muy grande. Al inicio no solamente fue complejo para Andrés por ser su primera vez, sino también para el resto del elenco, quienes desde abril de 2021 no escenificaban esta obra. 

Fue difícil el tema de la resistencia, me cansaba muy rápido pero ensayo tras ensayo logramos sacarlo adelante”, manifiesta Andrés mientras sigue estirando sus muñecas, pues es la mejor manera de evitar alguna afectación muscular. 

A medida que el reloj corría y se acercaba la fecha, más eran las tensiones, pues el compromiso con esta fiesta y lo que significa para la ciudad, era muy grande. Y lo sigue siendo. Y en un abrir y cerrar de ojos, sin darnos cuenta, la función había llegado. 

EL GRAN DÍA

Lo mágico del teatro es que ninguna función es igual a la otra, puede ser el mismo día, con el mismo elenco, en el mismo lugar, pero siempre habrá obstáculos por sortear. Aquel jueves 17 de marzo de 2022, gran día de la función, todo estaba listo para iniciar en La Estación Teatro, una sala acogedora que queda en el barrio San Isidro y es liderada por La Estación de los Sueños. Lo único que ese día no estaba listo eran una corona y unas gafas de dos títeres de la obra. En ese momento comenzó el viacrucis por todas las misceláneas de la zona para encontrar dichos elementos. No teníamos cerca a Yessica Barrios y a Estarlys Noriega, quienes diseñaron los títeres de la obra, pero se logró tener todo a la hora indicada.

Cayó la noche y los nervios se iban intensificando, temíamos que la obra no fuera a gustar, que la gente de Barranquilla estuviera sintiendo que es lo mismo de lo mismo o que a los niños y niñas no les fuera a entretener por la extensa duración. Andrés temblaba de pies a cabeza, pero lo más notorio eran sus manos que además, sudaban. Xilenys, como buena compañera, le daba ánimos y le recordaba lo importante de estirar músculos para evitar tensiones o calambres. Y aunque así lo hicieron, esto no ayudó mucho a calmar la ansiedad. 

Suenan tambores y las manos se abrieron, manos que estaban ocultas por unos muñecos que inician leyendo unas letanías para contar lo que el público iba a ver en esta obra. Luego, aparece el gran Checho, haciendo mil piruetas para resolver su tarea de historia: ¿Por qué el Carnaval de Barranquilla es patrimonio oral e inmaterial de la humanidad”, respuesta que solo conseguía si vivía de cerca esta fiesta. Como por arte de magia, aparece ‘La media del tiempo’, un títere que solo balbucea unas sílabas que única y exclusivamente las entiende Checho, porque son del mismo país, el de las medias. Sin permiso alguno, Checho viaja hasta Curramba y se encuentra con Tere, su prima, personaje que también interpreta Andrés De la Rosa, ahora su mano derecha no solo estaba arriba, sino que también, su izquierda. 

Para mí interpretar a Tere fue una gozadera total, pues es un personaje al cual le quise poner todo el sabor y alegría de la mujer barranquillera. Sin duda alguna, lo más difícil fue lograr que la voz de sonara femenina”, expresa Andrés que ansía el momento de volver a presentar esta obra. 

Cuando Tere anuncia que su novio Joselito no tiene fuerzas para luchar contra la huesuda (La muerte del Garabato), aparece Congo, un bacán que cuenta por qué el máximo galardón del Carnaval es como él y está bañado en oro. Es ahí cuando un mico grande quiere comer a Checho, animal que termina siendo la peculiar Marimonda, que con el solo sonido de la pea-pea, logra comunicar sus excéntricas ideas. En ese momento entra La Reina para mostrarle a este nuevo visitante los disfraces y las Danzas de Relación y Especiales, pero a través de la técnica del teatro de sombras. Miguel Ordóñez, haciendo lo suyo desde las luces y el sonido, crea una atmósfera especial para que aparezca La Danza de los Pájaros, la del gusano, la del Caimán Cienaguero, los micos y gorilas, el mohicano dorado, el monocuco, entre otros. Justo en ese momento, el tornillo que sostiene la estructura por donde se muestran dichas sombras, se cae al suelo y en medio de la oscuridad, desaparece. 

Estábamos en acción y el tornillo cae de la nada al piso, casi me da un infarto, no sé qué habría pasado si Eduardo no lo recoge y disimuladamente lo pone en la estructura que usamos como teatrino. Seguimos como si nada, pero nuestra voz logró temblar en ciertas palabras”, comenta Xilenys, quien también es Técnica en Periodismo, egresada de Tecnicor. 

Títeres que leen Letanías en medio de la función

Luego de superar el inconveniente técnico, Checho propone buscar a alguien que venza la huesuda y mientras lo hace, se encuentra cara a cara con ella. Atrevidamente, este pequeño le propone un juego de preguntas con unas reglas muy claras: Si él ganaba, ella tenía que irse y dejar que Barranquilla viviera el Carnaval de la vida, lo complejo iba a estar si ella ganaba, porque ahí Checho se iría de una con ella. Y como quien lo vive es quien lo goza, así pasa con esta obra, hay que verla para disfrutarla y saber cómo termina esta historia que nació en la pandemia y que hoy es una propuesta para que los niños, niñas y la familia entera conozca, a través de los títeres, la historia de la fiesta de tradición popular más grande de Colombia: El Carnaval de Barranquilla.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¿Alguna duda? Escríbenos
Enviar a WhatsApp